XXX

VOLAR.

YO SOY TIEMPO.

Yo soy tiempo.



Tú eres tiempo

si es que el tiempo existe.

Pero tú existes
porque en este espacio estás latiendo
como una permanente plegaria en los labios,
como una lágrima detenida
a humedecer tu jardín
de ensueños desatados
otra vez, una vez más
para armar relojes de sol
en la blanda sombra
donde baila la esperanza,
ese monótono balido
indescifrable de la sangre,
esa arena
contenida de tus venas en tus manos,
corriendo desde siempre,
cambiando desde siempre
como el agua,
nunca igual a la lluvia de esa tarde.

Ahora
que te sientes tiempo,
te entiendes hombre,
te comprendes cielo,
te descubres pájaro,
partícula trocada de palabra
que nace y muere en ti,
hecha de ti.

Ahora,
te sabes también nada.




Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados


DUERMETE A MI LADO.

ABALORIOS.

Abalorios…


Los perros todos mi perro en particular.
La luna agobiándose en un charco.
El silencio donde el miedo corre desbocado.

Tu pelo
llama viva de mis manos.

Los libros durmiendo en cualquier parte.
La tierra girando loca como un trompo.
El amor incansable de mis padres.

Tu risa
al otro lado del teléfono.

Los gritos de mi hermano durante la tormenta.
La música que bailan los demonios de la siesta.
El frío de las tres de la tarde en este día nublado.

Tu alma
clavada a mí como un diamante.

Los pájaros que se pierden en el cielo.
El sol dando vida a la vida incomprendido.
La sombra de mi abuelo y su eterno cigarrillo.

Tu sexo
devora tempestades.

Los ceniceros repletos de trabajo.
El vaso al borde de la mesa.
Las lágrimas que Laura me robó sin consultarme.

Tu lengua
escondiéndose en mi oído.

Los pasos desvanecidos en la calle.
El segundo después de la partida.
La boca de Marisa esa noche colmada de milagros.

Tu cuerpo
brillando como un faro.

Los relojes de arena marcando el pulso de la sangre.
El lienzo humano que usó Dios para vestir su vanidad.
La ceniza ciega donde Borges dibujó su Minotauro.

Tú,
dándole sentido a las palabras


...De mi vida.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.


YO SOY TODO ESTO.

en esta tarde
en esta tarde

cosas
que nombro como si fuera un niño:

y si digo árbol,
y digo grillo,


las nombro
seguro de su magia
para que vivan en mí;

como un niño,



y otros lugares,
y otros mundos,
y otros reinos,


llegan a mi boca,
llegan a mi boca como promesas dulces,
como besos de tu boca
que calman mi sed,
sed que no puede calmar
que taladra las chapas de zinc
y se cala en los huesos solos de pensarte
en la estepa abandonada de mis brazos
anocheciéndose
sin ti.


ni este corazón
que un día trato de ser
dueño del viento,


Un país.

( Poemas publicados bajo el seudónimo de Golem. )

Un país.

Sentir en la sangre

la indiferente promesa

de la ciudad anónima.

Saberse aire, después humo, después nada,

la marca celeste que deja un avión

distinto a cualquier pájaro,

lo que lleva el río a ninguna parte,

algo muerto que flota convertido en flor.

una cara más

en cualquier puerto

de cualquier ciudad

con barcos de velámenes roídos;

saberse eso,

nada.

Vivir o

creer vivir,

lacerar las puestas de la tarde,

ser grillo en su esférica guarida;

ahogado llanto musical,

verde grito,

inapelable cárcel.

Lámparas,

lejos,

muy lejos donde el sol no llega,

donde la luna fenece soledades,

lámparas.

Un país de lámparas,

un país de luz nocturna,

de negro sol,

de siempre noche,

un país de lámparas…

para alumbrar al niño que ya no somos.

Un país,

para que viva el Golem.


_golem_

Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Los cuerpos.

( Poemas publicados bajo el seudónimo de Golem. )

Los cuerpos.


absurdos
bailan los cuerpos

absurdos
como títeres huecos
en la tarde tristísima

no hay nadie que mueva los hilos
nadie que suba hasta el cielo
estas pobres almas de niños

inocente tu boca se abraza
a esta fatua sensación de cariño
y mi mano que surca tu espalda
me muestra lo mismo

que importa
somos reyes de un día
mensajeros errantes
de este tren sin destino

vibración
de almas gemelas
en cuerpos distintos

inocente tu cuerpo callado
se pierde en mi abismo
y mi cuerpo que se abandona en tus ojos
me muestra lo mismo.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

XXX