XXX

NUNCA.

( Poemas publicados bajo el seudónimo de Golem. )

NUNCA.

Nunca se sintió tan triste,
con ese brillo que dejan en el aire las campanas de bronce,
el diáfano atardecer cantándole en las espaldas un melodioso drama de ocaso.

El cansancio lo llevo al último banco de plaza,
al postrero sillón de cavilaciones viejas,
podía morar la desvalijada esperanza bajo la sombra protectora de los árboles,

ver pasar la gente desde su quieto atalaya de huesos,
como ríos o serpientes,
persiguiendo las ansias de sus sombras,

sus íntimos deseos.
Miraba desde sus grises ojos de tristeza;
el gris sol, los grises niños que jugaban, la gris ropa con la que vestia el mundo.

Pensó en el mar, en los colores, en la última vez que la vio;
su hermosa mano en el aire, grácil paloma suspendida de la nada del silencio detrás del cristal en el bus que la llevaría lejos.

Pensó que volvería,
que traería con ella amor y otros milagros,
que por fin amanecería su cuerpo roto desde la luz y los colores.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

11 comentarios:

Betta Real dijo...

Me encantó.
Y es cierto que muchas veces no logramos ver el mundo de otro color que no sea gris.

Saludos.

Claudieta dijo...

Entre el verde y el rojo,
quizá el violeta,
con sus matices y tonos;
del claro al oscuro
vibrante o en reposo

Por un día vi el modo,
quizá otra manera,
como calidoscopio;
alterar lo que me turba
ver sin mis ojos.

Intuir los rescoldos,
de las llamas apagadas
de los años locos,
de la juventud
en tiempos remotos.

Por un día tuve antojos;
deseos de colores
en el cielo de mi entorno,
en tu iris y mi iris,
tonos nuevos, tonos rotos.


Claudieta

Don Cósimo dijo...

desvío cósmico (fanzine quincenal interactivo) es una propuesta de interacción sociocultural que combina la distribución de 1000 ejemplares repartidos gratuitamente cada quince días en bares, teatros, centros culturales y cines de la ciudad de Mendoza, con el soporte virtual del blog
Este es un espacio interactivo de literatura, comunicación, sociología, medio ambiente, cultura, humor y todo lo que pueda caber en tan breve territorio de ideas y fantasías.
desviocosmico@gmail.com
http://desviocosmico.blogspot.com

Gustavo Cavicchia. dijo...

Gracias Betta por pasar y dejar tu comentario, creo que este poema también habla de lo que puede pasar después, deja ese lugar para la esperanza, para los colores.

Un beso para vos hasta México.

Gustavo Cavicchia. dijo...

Claudieta es muy bello lo que dejas aquí en esta página, ya pasare a leerte por tu blog, los colores que nombras en particular el violeta, me dijeron una vez, simboliza el cambio, espero que no tengas miedo a lo nuevo, a buscar todos esos colores del poema.

Yo creo que no.

Un beso grande para vos.

Gustavo Cavicchia. dijo...

Don Cósimo, gracias por pasar, se leer su blog y conocía la propuesta, espero que tenga excito por que es muy buena.

Un cordial saludo para vos.

Christian Cejas dijo...

Me pareció fantástico este poema Gustavo. Felicitaciones.
Un gran abrazo.
Christian.

Gustavo Cavicchia. dijo...

Gracias Christian, un gusto saber de vos.

Espacio Inmo dijo...

Muy interesantes los articulos que posteas...besos desde Argentina.

Gustavo Cavicchia. dijo...

Bueno, gracias, espero que tengas suerte con tu espacio dedicado al turismo, otro abrazo para vos también desde Argentina.

Gabriel dijo...

Bellisima historia bello poema
belo poema, bellisima historia

Nunca se sintió tan triste.

El cansancio lo llevo al último banco de plaza,

Pensó en el mar, en los colores, en la última vez que la vio;
su hermosa mano en el aire, grácil paloma suspendida de la nada del silencio detrás del cristal en el bus que la llevaría lejos.

Pensó que volvería,
que traería con ella amor y otros milagros,
que por fin amanecería su cuerpo roto desde la luz y los colores.

Triste historia, bella, como un atardecer de campanas sin ella

Un saludo cordial y un abrazo.

Gabriel

http://volarydarse.blogspot.com/


XXX