XXX

Casi algo.


Casi algo.

Me pregunto para quien escribo.

Es obvia la respuesta,
no se escribe para nadie.

Esta sordo el universo,
en su nebulosas de “barco ebrio”
grita un Rimbau adolescente.

Quiero pinchar la sombra de una nube
para que te vomite en los ojos
y el silencio escupa sus verdades
en el interior de tu abierta boca de muerto.

Dios me dió todas las puertas
pero se quedo con las llaves.

Y en este espacio
por lo demás casto
soy un niño telegráfico
con tuétanos de hierro.
De mi charco saco cuervos,
alas SIN cielo,
ansiosas,
sobre cartas
de un tahúr melancólico.

Y rondo,
la misma noche rota
una
y
otra vez,
hasta agotar los recuerdos,
en el espejo famélico,
ciego
por la luz blanca del diablo.

Pero yo,
YO,
que
NO
tengo palabras,
las junto desesperado,
y lito su sacrificio
sobre el yunque del inconciente
con un martillo de goma.

RIE,
.......PIADOSA
.........................TEMPESTAD.




Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Problema


Problema.

············El problema no es describir
············la esquiva anatomía del agua.

············Es desnudar el cuerpo transparente
···············que la ata.

···············Como ama
···············adherida y
···············silenciosa
la sombra
y la luz,
que la forman.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

A carolina desesperadamente.


A carolina desesperadamente.



_______________ Te siguen los pájaros
_______________ y el brillo
_______________ desde ese silencio
_______________ donde pacientemente
_______________ tu voz me alcanza.

_______________ Yo ya no tengo alma,
_______________ la quemé
_______________ sin piedad contra el filo del mundo;
_______________ la dejé olvidada en la ceniza
_______________ de otros tiempos.

Yo ya no tengo miedo,
ni esperanza.

No sé dónde estarás,
no sé en qué parte
de esta noche estarás;
resguardada
bajo qué mirada,
tu mirada;
junto a qué manos,
tus manos.

Mi soledad tiene el color de tus ojos
en esta ausencia;
mi verdad de hombre pequeño
no te alcanza
desde esta habitación sin alas,
desde este cuerpo,
Carolina.


29/07/2007

Quiero aclarar que la fecha de este poema es muy anterior a la puesta en su pie, 1998 aproximadamente. Claro que esto no tiene importancia alguna salvo para mí que ahora recuerdo que Carolina nunca existió realmente, o en realidad, mejor es decir que yo nunca existí en la conciencia de Carolina y ella fue la excusa para escribir estos versos en una noche ciega y por suerte ya olvidada.




Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Patria de olvido.


Patria de olvido





PAÍS DE OLVIDO.

Porque puedo olvidar
es que te amo.

Porque
puedo olvidar
es que amo
ese costado tuyo

tan parecido al agua,

a la lluvia.

Es
tan simple
esta maquinaría
de la soledad,

sus pájaros
de yeso,

lo inútil
de sabernos
carne.

Vidrios rotos.
Vidrios rotos.

No cantan así los pájaros.

Y en esta patria
de olvido
nazco del fuego,
nací del fuego,
hemos
nacido
del fuego.

Yo que no tengo país
quiero fundar mi patria
en la soledad

de un acantilado.

Luz sin menoría.

Nos
hemos
tocado
tiernamente
como si estuviésemos
hechos
de distancia;
a veces
con manos
torpes,



lejanas.




( Poema improvisado en el papel y luego recitado ante una cámara ).

16/06/2010.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

El árbol

Un árbol no es un árbol,
un árbol es un puente
que lleva al cielo.
G.C

______________

El árbol.


______------- Quisiera ser

------------.corteza
abrigando su paciente latido,
.______...o raíz ávida
por la luz del agua,

o una de sus ramas,
ésa
donde aquel gorrión esconde
tesoros de dicha
y ---------pan.

Incólume
abre sus brazos a Dios
_________..o a__ Nadie.


______De la sal de la tierra,
de la inercia húmeda y oscura

fuiste creciendo
hasta dominar el cielo
para nombrarme la humana medida de los años,


lámpara viva
______________de sombra flagelada en el féretro del aire.


23/02/2008.


Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Ella.

ELLA.

Se había acostumbrado a sus zapatos nuevos, a su camisa que estaba de medio planchar y a las medias de dos colores (casi iguales); nadie se daría cuenta en el trabajo de esas medias _”se dijo seguro”_, mientras tomaba té taragüi porque del café no existía ni el olor de café.
Se había acostumbrado: al olor de fritanga de la cocina, a la inmensa parva de platos sucios y vasos no tan sucios que vaya uno a saber como se fueron juntando. Digamos que estaba bien después de dos días de perfecta soledad austera y digna.
Se prendía un cigarro philip morris, daba de comer al gato kitekat a prueba de piedras ranales... y llamaron a la puerta, llamaron suavemente, como si el viento arañara la madera.
Ella allí parada, espiga, trigal moreno bajo el sol de noviembre, inmensos ojos para perderse dentro. (nota al pie)
Ella, la mala, mala, en el lindel de la puerta, en el limite del cuerpo que dejo abandonado como el esqueleto de un barco hundido, mala, mujer y hermosa.
Allí estaba ella... y la dejo pasar.
Digamos que estaba bien, que ahora esta mucho mejor.
Juntos se pusieron a limpiar la casa, a desordenar la cama.
Llamo al trabajo para decir que estaba enfermo.



  • Nota del autor:
Ojos moros, marrones y totales del color de la tierra húmeda.
Lugar universo donde ir a descansar los sábados a la tarde.




Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Como siempre.

COMO SIEMPRE.

Primero ella le dijo al hombre que no cambiara nunca. Ahora, que lo deja dice: _que nunca va a cambiar_. Así, el hombre se fue quedando solo. Solo, solo y al final muchísimo más solo. Solo, con mayúsculas: SOLO.

Sin Dios, sin diablo, un pobre diablo quedo hecho el hombre, con su casa desvencijada, con su corazón igual, igual a una pared fría, desnudo, con la noche ya sin cuerda en las ojeras, dormida.

El hombre no dormía, miraba la noche, fumaba y escribía estas cosas; pensaba que la soledad no es buena amante, que la soledad no lo escucharía, ni le haría rabietas, ni le diría que se afeite, que cuando iba a dejar de fumar, que la soledad en definitiva es lo diametralmente opuesto a una buena mujer, que si fuera posible cambiaría, que podría tener un gato, un canario, amarillo; cambiaría, se lo propuso firmemente mientras escribía, fumaba y pensaba; y así se dio cuenta ( como siempre que pensaba), que ya no tenía cigarrillos… como en tantas otras noches cuando estaba ella, pero esta vez sin ella, salio de casa.

Cambiaría, se dijo el hombre, oscuro y pensador, mientras la noche lo miraba con su gran pupila ciega, el hombre se perdía en la calle, rumbo al único lugar abierto a esas horas…

como siempre.


Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

Los Muertos.

LOS MUERTOS.
Los muertos son los otros,
los amanecidos,
los que guardan el trigo y la miel en sus manos abiertas,
los que guardan el cielo, la noche,
en sus ojos siempre abiertos como las estrellas.

¿Por qué yo he venido hasta aquí,
descalzo, a no poder llorar mi vergüenza?

Si mis muertos son simples muertos.

Ellos mueren de viejo,
salen en las fotografías
abrazando a sus nietos.

No son como los otros muertos:

aquel desaparecido,
esa mujer,
ese niño.

Aquellos otros muertos;
los inmensos muertos del profundo fango
o de negros rios;

muertos violados,
olvidados por todo y todos,
llenos de otoño con los huesos fríos
como el plomo de una bala,
grises como el humo
del disparo en la mano que no tiembla.

Los muertos son los otros.

Ellos,
los pobres muertos.

No mis muertos felices.


02/02/2010



Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

La espera.

LA ESPERA.

_______________Cada vez es más amarilla la tarde.
_______________No sé si Dios la prende fuego.

_______________Yo no sé nada_
_______________
Los pájaros siguen una ruta laboriosa en el cielo sucio de aviones.
_______________La calle deja caer su maquinaria simple en la vereda rota.
_______________Alguien dibuja con apurada caligrafía de beodo una pared;

______________...forma el orín cementerio de soles
_______________en la secreta acequia que alimenta
_______________los árboles de un verde alto y puro.

_______________La mujer junto a un hombre de anteojos negros
_______________busca en su bolso el numen que brilla metálico
_______________en los negros ojos del niño que vende estampas;

_______________rueda de la mano blanca
_______________a la pobre mano la moneda.

_______________Pasa un simulacro de tranvía que
_______________no engaña a los turistas alemanes (ni a nadie);

_______________él que ríe toma una fotografía.

_______________Se prende la primera serie de inútiles luces.
_______________La ciudad suelta su oscura cabellera india.

__________________ _ “¿Vendrá?”_ Pregunto al dios de los relojes.
__________________ _ “¡Vendrá!”_ Responde (igual que hace una hora).

_______________Yo le creo.

_______________Pido el tercer café.
_______________Miro esa gran nube de tormenta.
_______________Forma trasatlánticos rosas en los celestes astilleros del aire.



_________-__08/01/2010


Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

La puerta.

_______________LA PUERTA.
.__________________
...______________...........................
Eres la lluvia,
__________________________el mar cambiante en la pupila
__...._______..______________del día;

____________________________________________la
______________________________________sangre,
_________________________en su arterial oleaje.

______________Eres tú la tierra,
______________
______________la casa.

______________Lo sé:

______________pero quiero
______________buscar mi cara
______________en la luna
...................................de los charcos,

.....-----------------------.....en el austero jardín donde ladra
.....-----------------------...el verde perro de la angustia.

----------------------Por que no
----------------------importa en que oxidado gozne
----------------------eche su pesada anatomía el animal
.................-----------------......de piedra o madera
..............-------------............que forma la puerta,

..----------------------.....siempre
......---------------------.........vibra muerto
....................---------------------......en la cuerda del aire
----------------------------mi golpe
----------------------------y nada quedara de mí
----------------------------salvo los pasos
.........-------------------------...........que me alejan extranjero
.................-------------------------...........de mi propia casa...

----------------------------------si tú
----------------------------------no vinieras
----------------------------------a encontrarme.

06/01/2010

Copyright ©Gustavo Cavicchia.
-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual.
Apoemas.

XXX