XXX

A la poesía ...




A la poesía:
 hay que matarla a golpes,
 hay que darle duro con un palo 
y con una pala, 
y también con una maza. 

 Hay que torcerle las manos vacías y huesudas;
 hasta que su sangre se derrame toda 
sobre las casas
 y sobre la vida. 

 Por eso hay que escribir. 

 Todos tenemos que escribir;
 hasta que la poesía llore:
 todos los muertos,
 todos los niños perdidos,
 todas las mujeres violadas, 
todos los desempleados,
 todos los viejos que se mueren de pena en los asilos, 
y todas las balas que se han tirado. 

 Por eso hay que escribir con el alma 
y con el cuerpo 
y con la lengua
 y con el corazón vibrante
lleno de una primavera donde abunde la miel, 
el trigo 
y la leche. 

 Hay que hacer que la poesía cante, 
y hacer que la poesía baile 
y que ría como una muchacha joven.

 Para eso a la poesía: 

 hay que romperle las piernas de hacerla correr tanto; 
que le estallen los pulmones, 
que se le gasten las rodillas, 
 que corra por todo el mundo:

 hasta que valga la pena 
y el mundo cambie.


 
Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.
Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual. Apoemas.

Es verdad.




Es verdad:
 yo he comido como un animal, 
he dormido como un animal, 
he hecho el amor y he tenido miedo como un animal 
pero al final... 
he sido por todo eso nada más que un hombre. 

GC



Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.
Wally.
Salva un árbol
escribe en papel virtual. Apoemas.

No ir a ningún lado.










Lo más parecido a la miseria es la ignorancia GC. 

NO IR A NINGÚN LADO. 

 Es la tarde un incendio de nubes. 
 Se quema el invierno en la hoguera del cielo;

 he de dejarme matar como las aves,
 como cualquier otro animal, 

 por ejemplo: 

 como ese caballo 
 que veo comer 
 de un pasto amarillo 
 crecido por suerte 
 cerca de la miseria 
de las casas del bajo 
junto al río .

 La ciudad se traga el campo;
 en la tierra vendida a nuevos barrios privados 
 los olivos dejan sus esqueletos de sed.

 He de dejarme matar como los hombres; 
 como cualquier otro animal,
 por ejemplo: 

 como ese perro 

 por el séquito de autos que no para nunca...  
que nunca para de pasar en la obnubilada ruta.

 27/08/2012




Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.
Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual. Apoemas.

enumeración.



Quiero jugar con la poesía
como juego esta noche con tu pelo.
GC

ENUMERACIÓN.

y todas las colinas verdes de Irlanda florecidas de perfectos tréboles de tres hojas
y todos los nenúfares blancos que mueren ciegos a la mirada del mundo en el secreto charco central de un jardín de Praga
y todas las páginas que van impregnándose de un anémico amarillo en los penúltimos anaqueles de la biblioteca nacional de Córdoba
y todas las olas que dejan caer su anatomía de agua anónima en la arena helada de alguna península antártica
y todas las fotos sacadas con teléfonos celulares por las manos de millones de personas aburridas de las fotos
y todas las hojas con las que el viento fabrica livianos aeroplanos que caen planeando hacia el pasto seco de esta plaza que huele a muchacha joven
y toda la ciudad insomne que duerme una resaca de opio de fin de semana
y toda la lluvia con toda su magia de tambores de selva olvidada
y todas las linternas que agotaron su batería
y todos los puentes del mundo que unen ciudades de bruma
y todas las gaviotas
Y todos los caballos
Y los perros
Y algún gato;
no me importarían si sintiera que tú no estas a mi lado.



-----
Los poemas de amor no solo son inevitablemente cursis,
sino tambien son imprescindiblemente necesarios. GC

de poemas casuales.





Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.

Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual. Apoemas.

XXX