XXX

El último poema de Juan.



Verdad es


Cada día
me acerco más a mi esqueleto.
Se está asomando con razón.
Lo metí en buenas y en feas sin preguntarle nada,
él siempre preguntándome, sin ver
cómo era la dicha o la desdicha,
sin quejarse, sin
distancias efímeras de mí.
Ahora que otea casi
el aire alrededor,
qué pensará la clavícula rota,
joya espléndida, rodillas
que arrastré sobre piedras
entre perdones falsos, etcétera.
Esqueleto saqueado, pronto
no estorbará tu vista ninguna veleidad.
Aguantarás el universo desnudo.



Copyright ©Gustavo Cavicchia.-Todos los derechos reservados.
Wally.
Salva un árbol escribe en papel virtual. Apoemas.

2 comentarios:

Encarna dijo...

Interesante!

Igor dijo...

¡Jo! Es un buen poema. Y es cierto. Me ha concretado algo abstracto, algo que sientes y no sabes entender.
Saludos.


XXX