XXX

a modo de diario #2




Hoy a llovido todo el día, como en una mala novela he visto pasar la mañana y la tarde y ahora camino por el jardín húmedo de la casa; mientras mi mujer trabaja con alguna de sus plantas me siento en el banco que tenemos en ese lugar desde donde veo, con cierta repugnancia, como un grupo de ratas hacen equilibrio en las ramas del níspero. Me pregunto; si se comen los huevos de los pájaros que hacen nido en ese árbol. Hace días veo a un colibrí posarse en dichas ramas y me a dado ilusión imaginarme que ha hecho su casa en ese lugar. No voy a tomar medidas contra las ratas. Quiero dejarles comida, como semillas u otro material comestible, pero no creo que con eso evite que tomen por asalto los huevos de las aves. Mis perros saben cazarlas y más de una vez me he encontrado con alguna de ellas muertas en el jardín, pero nunca había visto tantas, y tan temprano. Lo primero que imagino es que si esto es causa de la lluvia; luego recuerdo que unos de mis vecinos casi mata a mi gata con un balín de plomo, de esos que se usan en rifles o pistolas de aire comprimido. Con ese plomo le destrozo el femún de muslo izquierdo, pero además; por ser una lesión tan alta en la cadera no reparo su hueso correctamente, quedando la pobre gata con una cojera permanente. En realidad el animal tuvo suerte, pero los otros gatos, que se podían ver sobre mi techo y otros techos aledaños, han ido desapareciendo desde que paso este incidente. Todo es una cuestión de equilibrios,pienso, mientras miro el lomo arqueado de una de las ratas que hace malabares entres las ramas de mi bellísimo árbol: que ya no habrá gatos en la manzana de mi barrio; pero mi vecino, seguirá encontrando a sus pájaros muertos en las jaulas de su terraza.  

Sábado, 10 de diciembre de 2016.
 

Copyright ©
Gustavo Cavicchia.

Salva un árbol
escribe en papel virtual.

No hay comentarios:


XXX